¿Cómo combatir los nervios durante el examen?

Todavía queda tiempo para los exámenes, pero suelen causar estrés y ansiedad en muchos alumnos debido a que no se tiene el control absoluto sobre ellos. Por este motivo aparecen los miedos y las inseguridades antes de una prueba, pero la tranquilidad y la confianza en uno mismo es la base del éxito.

16 Octubre 2018

¡Fuera nervios e inseguridades!

 

Estamos lejos de los exámenes, pero hay que empezar a preparar la estrategia para que luego no nos entren las prisas. El día antes de un examen los nervios salen a flote y creemos que la mejor opción es estudiar a muerte el día anterior, pero es un error ya que lo único que se conseguirá será incrementar la tensión. Una vez que el profesor te ha entregado la prueba léela con calma y no te precipites.

Organiza el tiempo para contestar todas las preguntas y luego revísalas correctamente por si hay algún error en ellas. Establece un orden para contestarlas y antes de hacerlo piensa bien lo que vas a escribir si el examen no es tipo test. Te recomendamos que hagas un esquema previo para establecer las ideas principales y que no se te olvide nada.

Recuerda que en las preguntas que te hagan hay que ser concreto y responder a lo que te piden sin andarse por las ramas. Los profesores evaluarán positivamente a los alumnos que sean concisos, breves y claros en las respuestas de los exámenes. Si tienes dudas sobre lo que te preguntan lee varias veces lo que te piden y si sigues sin entenderlo pregunta al profesor, pero no contestes sin saber lo que te están preguntando. Así mismo, la presentación es fundamental en un examen, debe haber claridad, orden y ortografía correcta.

Después del examen notarás una sensación de relajación y por lo tanto, es fundamental que pienses en positivo. Confía en el trabajo que has realizado y no dejes que los nervios te jueguen una mala pasada. Hablar con los compañeros antes del examen suele poner nerviosos a los alumnos, por eso intenta meditar para ti y pensar en todas las horas que le has dedicado y el esfuerzo que has hecho.

Aleja tu mente de pensamientos negativos y no dejes que éstos te arruinen el examen. Lo mejor para dejar de lado los malos pensamientos es prepararte bien, hacer todo lo que puedas y esforzarte al máximo para obtener los mejores resultados. Deja de lado el miedo ya que no sirve para nada, una vez que estás en el examen la suerte está echada. ¡Relájate y saca toda la fuerza que tienes para hacer un buen examen!