¿Cómo compaginar el trabajo con los estudios?

Hoy en día la competencia que existe en el mercado nos obliga a exprimir al máximo nuestra parte académica y laboral. Por este motivo hay personas que, por su situación, se ven obligadas a tener que estudiar y trabajar a la vez. Este hecho te abre puertas ya que no solo adquieres conocimientos, sino que los llevas a la práctica.

06 Febrero 2018

Recuerda siempre tu objetivo.

 

Probablemente, muchas personas, se vean en la situación de que tienen que compaginar trabajo y estudios. Al principio parecerá que se te viene el mundo encima por la falta de tiempo, pero poco a poco se hará más llevadero. La motivación, el esfuerzo y la constancia te permitirán sacar adelante estas dos tareas. A continuación te damos una serie de consejos para ayudarte a estudiar y trabajar a la vez y no morir en el intento.

  • En primer lugar, planifica todo lo que puedas y más. Saber organizarse correctamente es uno de los principales retos que requiere combinar este tipo de actividades. No es necesario que dejes de divertirte, salir, hacer lo que te gusta… pero todo esto requiere una buena planificación. Es importante que te hagas un calendario y programes lo que vas a hacer cada día, aunque tienes que tener en cuenta que puede sufrir modificaciones. Llévalo siempre en el móvil y ponte alertas para que no se te olvide consultarlo. De esta forma podrás llevarlo todo al día y tu cabeza no saldrá loca.
  • ¿Has pensado estudiar online?; una persona que estudia y trabaja debería replantearse seriamente esta opción. La flexibilidad que permite el estudiar a distancia proporciona un aprendizaje que se puede adaptar al ámbito laboral, la vida familiar, hobbies…
  • Distribuye correctamente el tiempo de estudio: Es fundamental que lleves los estudios al día, así todo será mucho más fácil y no te agobiarás el último día cuando veas que no te da tiempo. Es recomendable dedicarle una o dos horas diarias al estudio, esto será mucho mejor que estudiar una gran cantidad de horas al día, ya que nuestro rendimiento disminuye.
  • Que no se te olviden tus motivaciones: Siempre habrá momentos más complicados que te harán replantearte si deberías cambiar tu ritmo de vida, pero cuando esto pase recuerda el motivo por el que elegiste esta situación. Piensa siempre en tu objetivo para que, así, te motives a seguir con lo que empezaste.
  • Tus seres queridos siempre estarán a tu lado para apoyarte en todo lo que necesites. Deja que te ayuden, te sentirás más protegido y arropado. En los momentos complicados siempre viene bien saber que cuentas con personas a las que quieres y que te prestan su apoyo incondicional.
  • Que todo lo que sabes y aprendes se vea reflejado en el trabajo. Aplicar todos los conocimientos que vas aprendiendo es una de las ventajas que tiene estudiar y trabajar a la vez. Lo mejor de estudiar la teoría y a la vez ir aplicándola para resolver problemas es que vas ganando experiencia e incrementando a la velocidad de la luz tus conocimientos teóricos y prácticos.

Con estos consejos podrás sobrellevar las dos cosas sin estresarte demasiado. Para aplicarlos hace falta mucha fuerza de voluntad y tener muy claro cual es la meta. Al final conseguirás todo lo que te propongas.