¿Cómo hacer buenos mapas conceptuales?

Los mapas conceptuales son muy útiles en una gran variedad de ámbitos ya que son fáciles de interpretar y ayudan a memorizar. Así mismo facilitan el estudio a los alumnos ya que les ayudan a asimilar los conceptos de forma rápida y eficaz.

08 Noviembre 2018

¡Crea tus propios mapas conceptuales!

 

Los mapas conceptuales suponen una gran ayuda en el aprendizaje de los alumnos. Esta forma de estudio es una representación gráfica de un tema concreto a través de la creación de esquemas. Los contenidos del mapa conceptual se van construyendo de manera jerárquica y conectados entre sí para establecer coherencia. A continuación dejamos una serie de pasos para crear un buen mapa conceptual.

  • En primer lugar tienes que tener claro el tema sobre el que vas a construir el mapa conceptual. La pregunta clave es; ¿qué quiero transmitir con él? A partir de aquí podemos empezar a construir definiendo el tema con la información que consideres más relevante.
  • ¿Dispones de toda la información necesaria para crear el mapa conceptual? Se deben tener los datos necesarios para crear contenido de calidad. Una vez que se busca información el cerebro la va reteniendo y te ayuda a comprender y memorizar.
  • Si ya tienes información suficiente debes sintetizarla para que quede constancia de las ideas principales y así poder ordenarla según su importancia. Después, se deberá reducir más y dejar las ideas más importantes en una palabra o frase corta con la información fundamental. La idea es que nuestro cerebro retenga lo esencial y así nosotros mismos seamos capaces de desarrollar la información.
  • Crea una lista con los conceptos fundamentales para poder entender el resto del texto. Para ayudarte debes volver a pensar en la pregunta inicial, ¿qué quiero transmitir con el mapa conceptual? Después debes incluir el título en primer lugar en un recuadro grande para saber de lo que trata con un solo vistazo.
  • A partir de aquí, debes trazar una línea recta que contendrá las ideas principales, esta parte es la más importante porque de ellas dependen el resto de conceptos. Muchas veces necesitarás escribir palabras que conectarán con las ideas principales entre línea y línea, por ejemplo; “lo hacemos”, “para”, “determinan” y éstas deben ir sin recuadro.

Por último recuerda repasar el mapa conceptual para asegurarte de que todo esté conectado correctamente y no se ha producido ningún error. Mide los resultados y haz un análisis de lo que hay que mejorar para el próximo.