¿Cómo influye la primavera en las emociones?

Con la llegada de la primavera aparecen los cambios en los ritmos circadianos de las personas, lo que hace que experimentemos cambios en los estados de ánimo.

07 Mayo 2019

¡La primavera la sangre altera!

El ritmo circadiano de las personas hace referencia a las funciones vitales del organismo, que en el caso de que no funcionen correctamente puede producir trastornos como: cansancio, depresión, mal humor o sueño. Este ritmo tiene un ciclo de 24 horas, cuya misión es controlar funciones neuronales, conductuales, fisiológicas y bioquímicas del cuerpo.

Esta estación del año hace que se estimulen ciertas áreas del cerebro relacionadas con los estados de ánimo de las personas. Después del invierno hay una mayor exposición al sol, lo que proporciona vitamina D y con ello aumentan los niveles de serotonina. También el cambio de hora hace que los días sean más largos y nos sentimos con más energía para realizar actividades fuera de casa.

Las temperaturas van aumentando, lo que provoca estímulos relacionados con el aumento de la dopamina. Según psicólogos esto junto con el aumento de las actividades, hace que la primavera sea la época del amor y la felicidad de ahí la expresión “la primavera la sangre altera”.

Los niveles de serotonina no inciden de la misma manera en todas las personas y algunas sufren la llamada astenia primaveral. Un estado de ánimo negativo, en el que te sientes cansado, con menos energía e insomnio. Una especie de sentimiento de depresión o tristeza que aparece de forma repentina y sin causa alguna.

También existe la posibilidad que el cambio de estación produzca una disminución de la serotonina. El cambio brusco de tiempo hace que los estados de ánimo varíen más y de forma más intensa. Estas sensaciones podrían disminuir con el paso de los días y una alimentación equilibrada.

¿Cómo aprovechar la primavera de forma positiva?

  1. Comida más ligera como frutas de temporada proporciona más energía.
  2. Aprovecha las horas de luz y el tiempo para hacer actividades que te gusten.
  3. Realiza actividades al aire libre, ya que el tiempo acompaña.
  4. Mantén la rutina lo máximo posible, añadiendo actividades dentro de ella.
  5. Ve aumentando las actividades poco a poco para adaptarte a la nueva estación.