Consejos para hacer una buena presentación

¿Cuántas presentaciones has tenido que hacer a lo largo de de tu carrera profesional?, ¿los nervios te traicionan? Todos tenemos miedo al fracaso pero para combatirlo te damos una serie de consejos para que hagas la exposición perfecta.

02 Octubre 2018

¿Quién ha dicho miedo?

 

La mayoría de la gente se pone nerviosa cuando tiene que exponer trabajos en clase o incluso si piden voluntarios muchos son los que agacha la cabeza diciendo “ojalá y no me toque”. Lo más importante para hacerlo bien es concienciarte que tienes los conceptos controlados y que no importa lo que te pregunten porque tú tienes el tema controlado. A continuación te vamos a dar una serie de consejos que te ayudarán a vencer los nervios y conquistar a los oyentes.

  • Deja los nervios a un lado: Selecciona el tema del que vas a hablar e investiga sobre él. Empápate de todo lo que esté relacionado con tu exposición y asegúrate que comprendes perfectamente lo que lees. Esta no será la primera ni la última presentación que harás, por eso tienes que organizarla perfectamente para que tu público entienda lo que quieres transmitir.
  • Tienes que ser precavido: Para realizar una buena exposición tienes que planificarte de tal manera que no te pille el toro y crear una buena estrategia de tal manera que lo tengas todo controlado y que no te traicionen los nervios. Para conseguirlo tienes que tener claro el objetivo principal de tu exposición y saber que le quieres transmitir a tu público. No olvides analizar el lugar de la exposición y fíjate en todos los detalles.
  • Asegúrate de conocer el tema y no obviar nada que esté relacionado con él. De esta manera no tendrás miedo a lo que te puedan preguntar o a cualquier crítica que le puedan hacer a tu trabajo. Para conseguir este punto te recomendamos que hagas esquemas con los puntos más fuertes a tratar y que no se te pueden olvidar. Una técnica muy buena es practicar la exposición frente al espejo para ver los fallos que cometes en comunicación no verbal y de la misma manera grabarte para ver si la comunicación verbal es buena.
  • Una vez que lo tienes todo listo llega el momento de la exposición. Cuando estés enfrente de tu público tienes que tener mucha seguridad en ti mismo. Si deseas conseguir buenos resultados debes ser tú mismo y para ellos utiliza tus propias palabras y un lenguaje no verbal adecuado que acompañe el ritmo de la exposición.
  • Recuerda que tienes que realizar una buena conclusión que resuelva todos las incógnitas que has planteado durante la presentación. En ella tendrás que demostrar que los objetivos que tenías fijados se han cumplido. Intenta tener cubiertas todas las preguntas que te puedan hacer y las que no, intenta contestarlas de la manera más diplomática posible para dar una buena imagen y sobre todo para transmitir que tienes el tema controlado.

Si todavía quieres conseguir mejores resultados haz partícipe a la audiencia con tu exposición involucrando al público con preguntas o ejercicios que les haga comprender mejor el objetivo de tu exposición. Con estos consejos no tienes que tener miedo, ahora podrás realizar exposiciones en clase o en el trabajo sin nervios y dando lo mejor.