Descansar en época de exámenes

La época de exámenes está marcada por muchas horas dedicadas a la concentración y ejercicio mental a la vez que las horas de descanso disminuyen. ¿Qué podemos hacer para descansar y no quitar tiempo de estudio ni aumentar el estrés?

07 Febrero 2017

El descanso es la clave de la concentración y el rendimiento

Existe un mito creado por los estudiantes estresados y agobiados con los exámenes, el de que “no hay tiempo de descansar porque hay que estudiar”. Nuestro cerebro necesita descansar, necesita desconectar para rendir. El departamento de Psicología de la UCAM recomienda que tras 2 o como mucho 3 horas de estudio, necesitamos hacer un descanso, despejar la mente para después seguir con la misma intensidad.

Además el tiempo de descanso es necesario y no sirve sólo con dormir un determinado número de horas, también necesitamos tomarnos descansos durante la época de las pruebas y también entre examen y examen. El peligro de dejarnos llevar por el estrés, agobio y no poner remedio es que nuestro rendimiento sea cada vez menor y al llegar al último examen es probable que estemos agotados y sin fuerzas de manera que lo suspendamos. ¿Cómo descansar sin agobiarnos durante los días de estudio?

Para poder descansar es necesario planificarse, es decir, meter un tiempo de descanso en el horario y darle la misma importancia que al de estudio. Una vez puesto en el horario, hay que pensar en qué gastar ese tiempo. Aquí te dejamos algunas propuestas por si estás falto de ideas.

  • Hacer deporte: el ejercicio físico despeja y reactiva las neuronas, las oxigena. Puedes hacerlo sólo o en equipo, salir a correr o jugar un partido de tenis, paddle, etc.
  • Leer un buen libro: si eres de los que te gusta leer, coger una novela será como un exilio de tus asignaturas y te ayudará a desconectar de forma rápida. El único peligro es no querer dejar de leer el libro, pero eso depende de la fuerza de voluntad que tengas.
  • Hacer una pequeña excursión: si el tiempo que tienes entre unos exámenes y otros es amplio, al acabar un examen es bueno disfrutar de la naturaleza haciendo una pequeña excursión. Un ambiente como el del campo o la montaña ayuda a descansar la mente y al volver a tu zona de estudio estarás como nuevo.
  • Haz algo con lo que disfrutes: aunque este consejo depende del tiempo que requiera aquello con lo que disfrutas. Pero dedica tiempo a despejarte con las cosas que disfrutas, ya sea pintar, cocinar, bailar, etc.
  • Cambia de actividad: cuando estés muy cansado estudiando, cambia de actividad y haz algo distinto que requiera concentración para no perder ritmo.