Innovar, emprender y crear, el reto para los futuros profesionales

Nos encontramos ante un mercado laboral muy competitivo, donde la innovación, el emprendimiento y la creatividad son competencias que marcan la diferencia entre dos estudiantes con la misma formación académica. ¿Qué carreras me ayudarán a conseguirlas? ¿cómo puedo emprender?

06 Diciembre 2016

Las competencias de innovación, emprendimiento y creatividad, las nuevas competencias

Ferran Adrià durante su visita a la UCAM, impartió una charla magistral sobre la innovación, la creatividad y el emprendimiento. En el mercado laboral actual son tres elementos esenciales, que se adquieren mediante la formación. En palabras del propio Adrià, "para emprender tenemos que ser innovadores, para ser innovadores necesitamos tener conocimiento y el conocimiento se adquiere con formación, con una formación continuada". Es decir, estudiar un Grado, un Posgrado, realizar cursos, etc. que me vayan formando en mi desarrollo profesional, me va a permitir estar preparado para ser innovador, para emprender proyectos y para fomentar mi creatividad.

Existen distintos testimonios de estudiantes que han optado por el emprendimiento, que provienen de carreras como Administración y Dirección de Empresas, Marketing o Turismo. Sin embargo, no es imprescindible haberse formado en estas áreas para crear tu propia empresa, aunque los conocimientos adquiridos en dichas ramas, facilitan la ejecución de tu plan de negocio

El requisito más importante para ser el protagonista de tu proyecto empresarial, es estar motivado, es decir, tener una idea que te mueva a la acción, con la que sueñes y quieras hacer realidad en un futuro próximo. Con esa idea entre tus manos, ya sólo te quedan completar los 10 pasos hacia el emprendimiento, para convertir tu idea en algo real.

¿Cuáles son los 10 pasos que debo recorrer? De la mano de Telefónica y Ferran Adrià, hemos concluido estos 10 pasos para emprender cualquier negocio:

  1. Define tu idea: tener una idea no basta, hay que darle forma. Tienes que ser capaz de transmitir lo que te gusta hacer, lo que te motiva en un negocio. En este paso se trata de ser consciente de cuál es tu meta, tu objetivo, saber a quién te vas a dirigir, con qué producto, que necesidades vas a cubrir, que vas a aportar y por último qué colaboradores vas a necesitar. Una vez establecido esto, tendrás que definir unos objetivos realistas, que se puedan alcanzar, medibles en el tiempo, que se consigan en un plazo determinado y que se puedan evaluar durante el periodo de tiempo en que se consiguen.
  2. Planifica el plan de acciones: esto no es otra cosa que poner una fecha de apertura a tu negocio y fechas límites a todas las acciones previas que tienes que realizar para abrir con éxito. Aunque parece obvio, si no pones fecha a las acciones, es más fácil que se pasen a un segundo plano, y que demores el lanzamiento de tu negocio.
  3. Busca asesoramiento: a la hora de comenzar con los trámites administrativos, fiscales, etc. si no tienes un conocimiento de experto, busca un buen asesor, para agilizar el proceso y quitarte carga de trabajo.
  4. Diseña la oferta: realiza un estudio de mercado para conocer a tus futuros clientes y así ajustar tu producto, la forma de comunicarlo y la parte comercial, a lo que realmente quieren. Este paso facilita y aumenta la seguridad de éxito en tu negocio.
  5. Busca tu elemento diferenciador: identifica qué es lo que te hace distinto y mejor que los demás, por qué van a preferirte los clientes a tí y no a tu competencia. Esta será tu ventaja competitiva y el punto de apoyo sobre el que construir tu plan económico y de comunicación.
  6. Establece un plan económico: deberás hacer una previsión de los gastos iniciales y costes fijos, así como una estimación de ingresos y ventas, teniendo en cuenta la demanda que has analizado en el estudio de mercado. Esto te permitirá analizar la rentabilidad de tu negocio, y presentarlo a inversores si necesitas financiación externa.
  7. Diseña el plan de marketing: una vez que hemos determinado nuestra oferta, estimado una demanda y establecido un presupuesto de comunicación, debemos concretar qué acciones de marketing vamos a llevar a cabo, cómo y dónde vamos a darnos a conocer. Tenemos que diseñar nuestra imagen, los canales de comunicación, presentación del producto, su precio, etc. Como mínimo estas decisiones tienen que estar tomadas 9 meses antes de la apertura para poder ir ejecutándolas.
  8. Recopila todo el material necesario para abrir en un plazo de dos meses. Es la parte operativa de tu plan de negocio. Ya está planteada toda la parte teórica y es el momento de conseguir todas las materias primas, el mobiliario, las instalaciones, los productos etc.
  9. Comunícalo: unas semanas antes de abrir, obsequia a familiares y amigos con muestras de tu producto y que te den a conocer, utilizando la mejor de las acciones de comunicación: el boca-oreja. Esto sirve para 2 cosas, en primer lugar, al tratarse de gente de tu confianza, te pueden sugerir algunas últimas mejoras en la presentación del producto, el establecimiento etc. y en segundo lugar, te aseguras público el día de apertura.
  10. Analiza su evolución: a los tres meses de funcionamiento, deberás evaluar si se consiguen los objetivos, si la rentabilidad calculada y esperada es la real. Si no se ajusta lo estimado a lo que está pasando en tu negocio, es el momento de replantearse acciones correctoras o de cambio, ya que si un negocio marcha mal desde el principio, luego es muy difícil remontar.

 

10 pasos para emmprender UCAM