Técnicas de estudio

La mayoría de la gente piensa que estudiar un examen es algo que se puede hacer los días de antes, pero no es así, tarde o temprano te conducirá al fracaso. Si quieres sacar buenas notas y no pegarte el “atracón” los días previos, es fundamental estudiar con método. Garantizar el éxito es importante y por eso te dejamos una serie de técnicas que te servirán de gran ayuda.

30 Noviembre 2017

Estudiar bien no es tan difícil.

Los exámenes se acercan... pero, ¿sabes cómo los vas a afrontar?. Muchos estudiantes se bloquean y no saben qué técnicas tienen que seguir para poder aprobar las asignaturas. No nos engañemos, para superar un examen con buena nota hay que estudiar. Es importante tomar apuntes, llevarlos al día y pasarlos a limpio. Del mismo modo, en las clases es muy importante prestar atención, ya que muchos conceptos serán más fáciles de recordar cuando te sientes a “hincar codos”. Para ello, te especificamos algunas técnicas que te ayudarán en este proceso.

  • Crea tus apuntes: una vez que se han tomado notas en clase, es necesario ordenar conceptos y personalizarlos.
  • Subraya lo más importante de tus propios apuntes: es fundamental destacar lo más significativo de los textos con colores diferentes. Después de subrayar se podrá proceder al estudio.
  • Elabora mapas conceptuales. te ayudará a centrar las ideas más importantes y en el examen te acordarás de ese esquema que elaboraste.
  • Para recordar fácilmente datos concretos, se recomienda elaborar una lista independiente al resto de apuntes.
  • Lleva la teoría a la práctica. Muchas veces, estudiar la teoría sin entenderla es un poco complicado de memorizar. Para ello, te recomendamos que hagas ejercicios prácticos una vez hayas leído la teoría. De esta forma, será mucho más fácil su aprendizaje.

Todas estas técnicas te servirán de gran ayuda para organizarte y obtener mejores resultados en los estudios. Recuerda que, una vez terminado el examen, puede ser mejor abandonar la sala sin comprobar las respuestas, ya que eso solo te provocará estrés y nerviosismo. ¡Lo hecho, hecho está!